Niveles sonoros en tiempos de pandemia

No existen muchos momentos en la historia en los que el barrio, la ciudad, el país, el mundo, puedan convertirse en un laboratorio. Sin dudas, esta situación particular de emergencia que estamos viviendo a partir de la pandemia ocasionada por el Coronavirus COVID-19, es uno de ellos. La necesidad de detener la mayoría de las actividades para preservarnos a través del aislamiento social, trae aparejada una clara modificación en todo lo relativo al medio ambiente. Dentro de este espectro existen ciertas áreas específicas en las cuales las diferencias son notorias y mensurables casi instantáneamente. La contaminación acústica es una de ellas: las diferencias de niveles sonoros en las ciudades son claras de un día para otro.

En este mismo momento diversos institutos, laboratorios, municipios y universidades están haciendo mediciones para poder recabar datos que en un futuro -cuando podamos volver a una cierta normalidad- serán muestras interesantes de lo que implica la actividad humana en el nivel sonoro existente.

Aun cuando debamos esperar un poco más para hacer análisis profundos, actualmente contamos con la información de ciertas ciudades que poseen redes de monitoreo y estaciones de ruido fijas. A partir del acceso a sus datos (en general abiertos a la comunidad en forma online), podemos obtener un primer acercamiento a lo que implica este freno casi total de la actividad en términos numéricos.

Los datos observados comprenden a las ciudades europeas de Dublín (Irlanda), Madrid (España) e Isla de Francia (Región Parisina, Francia). Debido a la proximidad con el inicio de esta pandemia y las diferencias en la implementación de medidas de aislamiento en la toda la zona occidental, no toda la información es accesible de la misma manera. Sin embargo, las cifras disponibles sirven para plantear un escenario y resaltar diferencias respecto de la situación previa, y posterior a las acciones tomadas por cada municipio y/o país.

Casos de estudio

En el caso de Dublín, se seleccionaron 5 de sus 14 estaciones de monitoreo y se obtuvieron los datos del mes de marzo de los días previos (1-12) y posteriores (13-27) a la toma de medidas restrictivas. Es necesario remarcar que en esta ciudad las medias fueron parciales: cierre de escuelas, universidades y oficinas públicas; y promoción del trabajo a distancia -es decir, no obligatorio-.
Los datos obtenidos [1] muestran una reducción disímil de los niveles equivalentes integrados durante todo el día (sin ponderaciones especiales); que llegan hasta 3.5 dBA en algunos puntos y solo 0.7 dBA en el caso menor.


Si se analizan los datos por hora y se integran en conjunto para todos los puntos, podemos concluir que la reducción sonora es mayor entre las 12 am y las 3 am. Los únicos horarios que se comportan de forma distinta son los de las 4 am y las 5 am, ya que se observa en estos dos puntos un incremento de los niveles sonoros en hasta casi 6 dBA. Este dato resulta interesante; una primera presunción es que se debe a algún cambio de rutina y de horarios de salida del personal que tiene que continuar trabajando. Finalmente, para el resto de los horarios la diferencia se encuentra entre 0 y 4 dBA, siendo mayor a media mañana y en las últimas horas de la tarde.


A su vez, podemos establecer una diferencia en el nivel sonoro reducido según el día de la semana. Es particular la diferencia que existe entre el domingo y el resto de los días, y como esta diferencia parece ir disminuyendo a lo largo de la semana hasta presentar niveles incluso negativos el viernes -es decir, niveles más altos posteriores a las medidas de aislamiento.


Los datos disponibles de la ciudad de Madrid se actualizan al finalizar cada mes, por lo tanto, se cuenta con el registro diario histórico del mes de febrero [2] y la última medición registrada diaria [3]. De esta manera, al no existir todavía el desglose de los datos de marzo día por día -ni valores globales del mes-, se consideró el único día disponible (jueves 26/3/2020) y se comparó con un día similar en el mes anterior (último jueves de febrero, 27/2/2020).

En el caso de Madrid, las acciones empezaron a tomarse a partir del 15 de marzo, fecha a partir de la cual la ciudad entró en el nivel rojo de alerta e incrementó todas las medidas de aislamiento social. Para el análisis se tomaron en cuenta los niveles de las 31 estaciones de monitoreo disponibles. Existen puntos en los que el nivel de reducción llega a superar los 10 dBA y otros en los que la diferencia pareciera no ser relevante -disminución de 1 dBA o menos-. Sin embargo, si consideramos la media de las diferencias entre la situación previa y posterior, el nivel de reducción se ubica en los 5 dBA. A su vez, existe una diferencia poco relevante en la reducción si consideramos el promedio del día completo o sólo del horario nocturno.


En el caso de la Isla de Francia, no se tuvo acceso a los datos crudos, pero se toman las conclusiones del trabajo de Bruitparif [4] que realiza una evaluación una semana después del inicio del confinamiento (17/3/2020). Los niveles de las 150 estaciones de monitoreo existentes, arrojaron disminuciones de hasta 7 dBA durante el fin de semana y de hasta 9 dBA en horario nocturno en ciertos sectores suburbanos.

Una primera mirada

Como se dijo previamente, este análisis inicial nos permite empezar a observar las diferencias notorias entre la cotidianeidad habitual y lo que está pasando en este período excepcional. A su vez, nos permite ver cuánto hace falta para lograr reducciones de algunos “pocos” decibeles en toda una ciudad sin recurrir a cambios mayores que involucren la infraestructura, las fuentes de ruido, las distribuciones del tráfico y otros tantos aspectos. Quedará para más adelante estudiar lo que sucede respecto al paisaje sonoro y cómo se ve modificado, más allá de sus niveles. El estudio de la acústica de nuestras ciudades puede darnos información importante sobre los territorios que habitamos, ayudarnos a comprender su dimensión sonora y tomar decisiones sobre su diseño.

 

Esteban Zanardi - Ing. de Sonido - UNTREF

 

[1] http://www.dublincitynoise.ie/
[2] https://datos.madrid.es/sites/v/index.jsp?vgnextoid=c035669177294610VgnVCM2000001f4a900aRCRD&vgnextchannel=374512b9ace9f310VgnVCM100000171f5a0aRCRD
[3] http://www.mambiente.madrid.es/opencms/opencms/calaire/consulta/acustica.html
[4] https://www.bruitparif.fr/les-effets-du-confinement-sur-le-bruit-en-ile-de-france/


Diseño Web Veintiuno Once