Cabina Acústica AGD

(Aceitera General Deheza, Ciudad de Corralito, Córdoba, Arg.)

El adecuado control de ruido tiene gran importancia en todo ámbito, pero donde debe lograrse mayores atenuaciones suele ser en lugares más aislados, de baja densidad poblacional o zonas rurales, donde los niveles sonoros de fondo son extremadamente bajos, por lo que cualquier fuente de ruido que altere ese estado de tranquilidad, va a ser “molesta” con seguridad.

Como referencia de molestia, podemos mencionar que la Norma IRAM 4062-2016 “Ruidos molestos al vecindario”, la cual establece que si la diferencia de niveles sonoros es de 8 dBA o más, se debe considerar molesto.

La diferencia entre niveles se refiere al nivel sonoro con el equipo (fuente de ruido) en funcionamiento y el nivel sonoro de fondo (equipo apagado).

Un conflicto de este tipo que tuvimos que resolver se presentó en la localidad de Corralito, provincia de Córdoba. Pequeño pueblo de 2000 habitantes aproximadamente, que cuenta en el centro del mismo con una planta industrial de almacenamiento y conservación de cereales de gran capacidad (4 silos).

El silo es utilizado para el almacenado de cereales y para extraer su humedad, para lo cual tienen adosados dos ventiladores centrífugos de altas RPM para insuflar aire en la base del silo.

Los niveles sonoros generados por cada uno de los sopladores era de 92/95 dBA a 2 m de distancia, con predominio de altas frecuencias.

Debido a que el requerimiento fue de lograr la mayor atenuación posible sin modificar el caudal de aire, se diseñaron sendas cabinas acústicas – de 3 lados, el cuarto lado de la cabina lo debía hacer la pared del silo – con silenciador resistivo para la entrada de aire.

El silenciador resistivo, se diseñó de 2,00 m de largo y de sección cuadrada de 1,00 x 1,00 m, con elementos intermedios fonoabsorbentes, generando canales de paso de aire con gran atenuación de ruido.

Se construyó completamente metálica con estructura de tubos, chapas metálicas de buen espesor remachadas como cerramiento y placas fonoabsorbentes FONAC combinando 50 y 35 mm de espesor en cabina y silenciador respectivamente. El diseño de la cabina contaba con una puerta de inspección y un panel removible para tareas de mantenimiento, ambas con burletes perimetrales de goma deformable.

La cabina debía cubrir los equipos sobre el labio de hormigón de base del silo (superficie curva e inclinada), por lo que se realizó el ajuste, nivelación de la misma durante la instalación, de forma de lograr el perfecto encuentro entre cabina y silo y poder sellarlo adecuadamente para obtener el máximo aislamiento posible.  

Las mediciones finales dieron resultado muy satisfactorios, en el extremo del silenciador, se obtuvieron atenuaciones de 22 dBA y en el sector opuesto a la salida del silenciador, las atenuaciones fueron de entre 25 y 28 dBA.

Ing. Alejandro Bordolini

Decibel Córdoba


Diseño Web Veintiuno Once